Mi caballo es un buen semental, yo veía cada día como le daba fuerte a las yeguas, la verdad es que me daba mucha envidia, de ver como esas hembras disfrutaban de una verga tan sustanciosa y potente y solo podía pensar en tenerla para mi sola y que mi caballito me diera rico en mi concha, no me lo podía quitar de la cabeza.

Nunca pensé que desearía hacer zoofilia con mi caballo, pero fue algo instantáneo, me sentía terriblemente atraída por esa polla firme de semental, así que aparté a las yeguas y me puse desnuda delante del caballo para que sintiera que estaba disponible y preparada para acoger en mi coño su enorme y jugoso pene.

happy wheels 2 demo

Comments are closed.