Cuando fui a la boda de mi cuñada no pude aguantarme de follarmela en la iglesia, llevaba tiempo con unas ganas tremendas de echarle un polvo y cuando la vi tan radiante con su vestido blanco quise ser yo el primero que la catara incluso antes que el novio, es la hermana pequeña de mi mujer y llevaba tiempo que le tenía muchas ganas por lo que no me corté ni un pelo y fui directamente a por ella en cuanto salió de firmar el contrato matrimonial, me cuidé de que nadie me siguiera y también de buscar un rinconcito para penetrarla a gusto sin ser interrumpidos.


Sé que está mal visto que me trinque a mi propia cuñada a la cual conozco además desde hace muchos años, practicamente la he visto crecer y convertirse en una mujer pero es que cuanto mas crecía y se desarrollaba mas se me iba despertando el morbo de cojer con ella, como le crecieron las tetas y que gordas se le pusieron las nalgas e imaginaba que tendría un buen pipón también para mojar mi churra bien a gusto y ese día de su boda supe que era mi ultima oportunidad antes de que su flamante marido la desvistiera y la perforara así que la llevé a un apartado de la sacristia le levanté el vestido de novia y le hundí mi lanza cabezona en todo el madroño, como gemía la hija de puta, me encantó poder grabar las imágenes de ese momento tan sublime.

1+
happy wheels 2 demo

Comments are closed.